Por norma general cuando pensamos en una operación de pechos, siempre asociamos esta intervención a las mujeres. Sin embargo, también los hombres pueden operarse de los pechos empujados, obligatoriamente, por diferentes anomalías que pueden afectar a esta parte de su cuerpo. Te contamos que es la ginecomastia, la operación de pechos en hombres.

Las mujeres que quieren aumentar sus senos, bien sucumbidos ante el poder de la gravedad o simplemente que han decidido operarse de ellos por cuestiones hormonales y hasta genéticas, la solución para muchas de ellas es la mastopexia. Y en hombres también existe una intervención similar, llamada ginecomastia.

La ginecomastia es un aumento de tamaño de la mama en el hombre producido por una proliferación benigna del tejido glandular mamario. Una alteración que se produce por un desequilibrio entre los efectos estimuladores de los estrógenos (hormonas sexuales femeninas) y los efectos inhibidores de los andrógenos (hormonas sexuales masculinas) en el tejido mamario del hombre cuando o bien los primeros se incrementan, o bien los segundos descienden.

La glándula mamaria que tenemos está regulada por la acción de diferentes hormonas, como son los estrógenos, la progesterona y la prolactina. Las dos primeras lo que hacen es estimular el crecimiento de la mama y el desarrollo del tejido glandular mamario. Debemos tener en cuenta que antes de la pubertad no existen diferencias entre las glándulas mamarias de ambos sexos.

Ocurre en la pubertad cuando los cambios hormonales que se producen favorecen el desarrollo de los pechos en la mujer. Mientras que en el varón se mantienen las concentraciones bajas de estrógenos, predominando la acción de andrógenos y haciendo que las mamas no se desarrollen… exceptuando en algunos casos.

La ginecomastia es una sucesión de bultos o incremento del volumen mamario que afecta a una o a ambas mamas. Además el hombre que lo sufre, dispone de hipersensibilidad mamaria e incluso dolor, y suele afectar a estos varones:

– Bebés: Alrededor del 60% de los bebés la padecen pero desaparece en 2 o 3 semanas. Simplemente aparece como consecuencia del paso de estrógenos maternos a través de la placenta.

– Adolescentes: De entre 10 y 14 años. Incipientes mamas masculinas que suelen remitir hasta en tres años.

– Ancianos: Debido a una disminución de la producción de testosterona por parte de los testículos y al uso de fármacos, aparecen mamas en varones.